MATERNIDAD Y ESTIMULACIÓN A BEBÉS DURANTE EL COVID-19

0
11

Este mes nuestra psicóloga Olivia Szinetar tuvo una conversación muy interesante y nutritiva con Isabel Rodríguez, fisioterapeuta pediátrica, especialista en neurodesarrollo y asesora de maternidad. El live fue sobre maternidad y estimulación a bebés durante el confinamiento. 

En estos tiempos difíciles en los que las familias están afrontando tantos cambios, nos pareció primordial abrir el espacio para pensar y ayudar a las madres que están viviendo un proceso de postparto, que tienen un recién nacido o un bebé pequeño en casa.  

Aquí recogemos algunas ideas que pueden ayudar a las mamás: 

  1. Una de las cosas más importante, es tomar en cuenta que hacerse madre implica un proceso a nivel fisiológico, físico y psicológico muy demandante. Durante los primeros meses del bebé, lo que llamamos el cuarto trimestre, hay muchos cambios, la mamá necesita mucho apoyo para transitar esta etapa contenida y acompañada. El confinamiento  supone  que la mamá no esté con toda su red de apoyo habitual (hermanas, padres, suegra) y pueda sentir mayor sensación de soledad, sin embargo, aunque es una situación atípica, abre la oportunidad que la madre pueda estar de manera más íntima con su núcleo y poder tener la libertad, el tiempo y la calma para descubrir poco a poco su maternidad, conectar con el bebé y hacerlo a su manera, sin ruido exterior o de terceros que le generen angustia. 
  2. El padre en esta etapa es fundamental como apoyo y acompañamiento para la madre, es un pilar esencial para el sostén psicológico de la díada mamá-bebé. Pero es cierto, que el padre también necesita ser escuchado y acompañado, porque para él también han ocurrido muchos cambios. Es importante, darle voz y escucharlo cuando se trata de acompañar a padres, se acompaña a los dos. 
  3. Hoy en día los padres se encuentran en un mar de sobreinformación, que a veces hacen sentir a las madres inseguras, intentando buscar afuera los recursos que  tienen por dentro. En este sentido, lo más importante es que la madre no se juzgue, pueda confiar en su propia capacidad para cuidar del bebé, escuche sus instintos y pueda encontrar su propia voz de mamá. También es muy importante, reconocer que estamos en una situación compleja y que hay que tratar de ser flexibles para manejar la diferencia entre las expectativas y la realidad. Es cierto que las expectativas en esta situación no se han podido cumplir, ante esto hay que tratar de no culparse, sino de aceptar que la realidad ha cambiado, que estamos haciendo lo mejor posible y  tener la confianza que vamos a poder gestionar esos cambios.   
  4. Algo fundamental para la salud emocional de la madre es que pueda encontrar espacios para ella, a pesar de estar en casa, es fundamental, aunque sean ratos pequeños, que pueda poner un límite con el mundo del bebé, que aunque satisfactorio, puede resultar agotador por el nivel de demanda, aún más, en el confinamiento. 

 

CÓMO PODEMOS ESTIMULAR A NUESTROS BEBÉS DURANTE ESTE TIEMPO EN CASA ISABEL NOS DEJÓ ALGUNAS IDEAS VALIOSAS:  

 

  1. Lo primero es conectar con la confianza, la madre es la que mejor conoce a su bebé, poder confiar en lo que observa de su bebé es lo más importante. No caer en la sobreestimulación, para el bebé todo es nuevo, todo es un descubrimiento que estimula sus sentidos. Las cosas más simples, resultan un reto para él. A nivel motor, el solo hecho de observarse sus manitas, por ejemplo, o llevarlas a la boca ya es un esfuerzo y una estimulación.  
  2. Es importante escuchar a tu bebé y atender eso que te pide. Cada bebé es diferente y se desarrolla a su ritmo particular,  hay un margen de normalidad relativamente amplio y dependiendo del niño el hito se alcanza antes o después. Más que estar pendiente de qué actividades hacer, ayuda poder pensar en qué necesita tu bebé para lograr un hito. 
  3. No tenemos que tener planificado todo el día de actividades, hablarle, cantarle, mirarlo a los ojos, mecerlo, ya son actividades que estimulan y le producen bienestar al bebé y favorecen el vínculo entre ambos. El bebé aprende por observación, solo ver como su mamá y su papá van llevando la vida,  resulta estimulante y fomenta su crecimiento. 
  4. Es importante que en la casa exista un espacio adecuado, seguro, que le permita al bebé, explorar.  Usa lo que tengas en casa, no es necesario llenarse de cosas, lo más importante es su seguridad y tu tranquilidad. 
  5. El niño debe acompañar la rutina familiar, no al revés. Haremos adaptaciones familiares ya que ahora hay un bebé en casa con necesidades específicas, pero debemos tratar de dejar espacio para que el bebé observe, experimente y se adapte a la realidad familiar. 
  6. Busquemos que luche y se esfuerce. No le facilitemos todo. Esto es importante tanto a la hora de moverse como de hablar. El ser humano se mueve por necesidad. Fomentar esto en el bebé trae grandes beneficios en su desarrollo. 
  7. Durante el proceso de desescalada, tener en cuenta que el bebé, no necesita salir, a veces son más los padres quienes necesitan estas salidas y cambios de ambiente. Al momento de empezar a realizar salidas, lo más importante es que la mamá esté tranquila, ya que esa calma será transmitida al bebé. Buscar las herramientas que te hagan sentir segura y en control de la situación. Algo que puede ser de mucha utilidad es el porteo, ya que puedes tener a tu bebé cerca, sin miedo a que toque algo y con total control de la situación. 

 

AQUÍ TE DEJAMOS ALGUNAS IDEAS CONCRETAS PARA ESTIMULAR A TU BEBÉ Y LOS HITOS QUE DEBE ALCANZAR POR TRIMESTRE: 

Recién Nacido: Mucho contacto piel con piel, masajes. Se busca la contención, la lactancia materna favorece esa cercanía al cuerpo para construir el vínculo. El objetivo de esta etapa es conocernos y todas las sensaciones que esto implica. Hablarle, sonreir, cantarle, cuidar sus horas de descanso. 

1-3 meses: Colocar al bebé en superficie firme boca abajo o sobre nuestro pecho para que busque vernos. Ofrecerle distintas texturas, fuentes de sonido, pero con límite, no excederse en el ruido. Estimulación visual, con un mobil o juguetes con luces. En esta edad se descubren sus manos y comienzan los agarres voluntarios. 

4 meses: Debe estar mucho tiempo boca abajo en una superficie firme, para que se pueda desarrollar adecuadamente.

5 meses: Pivoteo, agarrarse los pies, llevarse objetos a la boca. 

6 meses: ¡Mucho suelo! Desde ahí es que mi bebé se aprenderá a mover, arrastrarse, gatear, sentarse. 

Es importante que procuremos no sentarlos si ellos no alcanzan esta posición por sí solos. 

Utilizar juguetes más grandes, pelotas, juguetes de acción-reacción. Recordemos ofrecer un juguete a la vez, no tener tanto “ruido” visual… esto le ayudará a centrar su atención y desarrollar un planeamiento motor para alcanzar su objetivo.

7-9 Meses: Juguetes que rueden, que se alejen, carritos, pelotas. Juguetes grandes de acción reacción. Necesita más espacio boca abajo. En relación all gateo, facilitamos o estimulamos su aparición. 

10 Meses: Pinza fina, imitación de sonidos de animales, Si ya gatean…. Obstáculos, túneles, espacios para desarrollar su planeamiento motor, creemos el espacio, con cojines, toallas, una fila de sillas…Una “casita”. Colocar objetos sobre sofa/ mueble… para que tenga que ponerse de pie con apoyo y buscarlos

11-12 Meses: Facilitar libertad de movimiento y exploración. Tener lugares con altura para que se puedan levantar y caminar bordeando (sofá, mesa…) “Carreras”de obstáculos para que gatee y cambie, se adapte a las irregularidades. Juegos de encajes grandes. Canciones de imitación

2-3 años: Ofrecer para que Patee una pelota, salte con los dos pies, ataje pelotas grande.