EL CONSUMO DE SUSTANCIAS: CÓMO ABORDARLO Y TRATARLO

0
75
consumo_sustancias_psicologo

EL CONSUMO DE SUSTANCIAS: CÓMO ABORDARLO Y TRATARLO

 

La problemática relacionada con el consumo de sustancias se ha ido incrementando sustancialmente en nuestra sociedad. Es cada vez más frecuente que las personas que sostienen un estilo de vida muy demandado y exigente recurran al consumo de sustancias, bien sea para aliviar el estrés o la ansiedad o bien para proporcionarse una satisfacción inmediata como “recompensa” ante el esfuerzo invertido. También vemos asociado el consumo de múltiples sustancias a los conflictos propios de los adolescentes: dificultades en la socialización, acoso, conflictos con la imagen corporal, etc.

Dependiendo de las características de la personalidad, del malestar emocional (ansiedad, insomnio, frustración, ira, miedo, etc) o incluso de algún cuadro psiquiátrico concreto (trastorno de ansiedad, depresión, ansiedad social, trastorno obsesivo,etc), la persona tenderá a consumir de forma perjudicial cierto tipo particular de sustancias. Por ejemplo, una persona introvertida, tímida, o con ansiedad social puede ser propensa al consumo de sustancias que la desinhiban como el alcohol o el cannabis. Una persona que está deprimida, inhibida o con poca energía y motivación, puede recurrir a sustancias estimulantes como la cocaína o las anfetaminas. Las personas con ansiedad crónica o que tienden a ser nerviosos e inquietos se pueden inclinar al consumo de drogas con poder sedante o ansiolítico como el cannabis, las benzodiazepinas, los opioides. No existe una regla al respecto, pero lo que sí podemos afirmar es que la estructura de personalidad, los síntomas psíquicos y los trastornos emocionales, además del estilo de vida contemporáneo de hiperdemanda e hiperconsumo, son factores determinantes en el patrón de consumo y en el tipo de sustancias consumidas.

El consumo perjudicial o la dependencia a alguna sustancia trae sus consecuencias: se pone en juego la salud física y tiende a empeorar la sintomatología psíquica subyacente. Si bien la persona experimenta un placer momentáneo y un alivio inmediato de su malestar emocional, una vez pasado el efecto sobreviene el malestar con mayor intensidad lo que sostiene el patrón de consumo compulsivo y adictivo. Además, en muchos casos se suma al malestar la culpa y la vergüenza.

La persona repite un patrón circular de consumo- malestar- culpa-consumo

6 cosas que podemos hacer ante una problemática de consumo: 

1. Acudir a un profesional de la salud mental (psiquiatra o psicólogo) con experticia en adicciones: el profesional hará una exploración detallada del patrón y la gravedad del consumo, si existe un trastorno psiquiátrico, cuadro afectivo o conflictos psíquicos subyacentes, así como los rasgos patológicos de personalidad que puedan estar relacionados.

2. Hacer una valoración detallada es fundamental para establecer un protocolo de tratamiento: si es un caso de consumo leve o moderado puede abordarse de forma ambulatoria con tratamiento psicofarmacológico para corregir el cuadro emocional o el trastorno psiquiátrico. La medicación también puede ayudar significativamente a lograr la deshabituación, sobrellevando mejor los síntomas de supresión o abstinencia y el deseo intenso de consumo (craving). 

3. Iniciar la intervención psicoterapéutica a la brevedad, que resulta fundamental para abordar y tratar los conflictos emocionales, los factores desencadenantes del consumo, los rasgos patológicos de personalidad, etc. También puede resultar muy útil la aplicación de pruebas psicodiagnósticas para explorar en profundidad los aspectos antes mencionados y orientar mejor la psicoterapia.

4. Realizar una exploración del impacto físico del consumo a través de pruebas médicas y brindar tratamiento para corregir las alteraciones somáticas.

5. Por último, puede resultar muy útil el recurso de los grupos de apoyo como por ejemplo alcohólicos anónimos o narcóticos anónimos, etc.

6. Si se trata de un consumo grave, con dependencia severa, lo más recomendable es una internación para un tratamiento hospitalario de desintoxicación y luego de rehabilitación.

 

Conoce nuestro Servicio de Psiquiatría y de Psicoterapia para Adultos