¿Es lo mismo tener TOC que personalidad obsesiva?

0
120
TOC_personalidad_obsesiva

 

¿Es lo mismo tener TOC que personalidad obsesiva?

A menudo nos encontramos con pacientes que creen que van a llegar a descubrir la Verdad a través del uso de la Razón. Los hay que piensan en exceso. De hecho, piensan más de lo que sienten, sopesan más de lo que intuyen y dudan más de lo que actúan.

Aunque escuchar esto no sea suficiente, lo cierto es que nos allana el camino para establecer ciertas hipótesis diagnósticas sobre la estructura de personalidad de ese/a paciente. Estas personas suelen tener una tendencia moralista desde la que juzgan el comportamiento de los demás y suelen considerar que sus formas son las correctas de acuerdo a la razón y la justicia. Es por esto que en ocasiones no parece haber sufrimiento en estos pacientes sino que más bien son los que tienen cerca los que se suelen quejar de la rigidez, la pasividad y del aburrimiento que desprenden. 

Sin embargo, claro que las personas con rasgos obsesivos sufren, sufren sobre todo cuando algunas obsesiones o pensamientos reiterativos, ciertos tics y rituales se imponen a su voluntad y le rompen los esquemas al no responder estos síntomas a cuestiones lógicas.

¿Qué es el TOC?

El TOC se caracteriza por la serie de obsesiones y compulsiones que dan nombre a ese desorden. Las obsesiones son imágenes o pensamientos que aparecen en la conciencia de una manera indeseada y de los que se protege la persona. Pero cuanto más se defiende, más fuerte se le imponen. A veces, pueden llegar a ser ideas acerca de matar a miembros de la familia (“¿y si diera un volantazo y matara a mis hijos?”), fantasías incestuosas y homosexuales en personas no homosexuales (“¡seguro que soy homosexual aunque no lo reconozca!”). Todo esto genera un gran sufrimiento que se sostiene en el tiempo.

Por su lado, las compulsiones son acciones deliberadas (como sumar los números de las matriculas o comprobar multitud de veces si ha cerrado el grifo…), tics (gestos faciales o corporales o ruidos guturales, por ejemplo) o pensamientos repetitivos (siendo rezar o repetir mentalmente alguna frase dos patrones muy habituales…). La persona que sufre las obsesiones tiene la certeza de que debe seguir estas compulsiones para que las primeras desaparezcan momentáneamente y así prevenir o reducir la angustia que se le viene encima.

¿Todos los TOC se tratan igual?

Estas descripciones sintomáticas que algunos psiquiatras y psicólogos diagnostican bajo el epígrafe de Trastorno Obsesivo Compulsivo suelen verse (aunque no sea estrictamente necesario) en personalidades con tendencia obsesiva como la descrita al principio de este post. Pero estas pueden ser de muy diversa naturaleza como son las neurosis obsesivas, las psicosis paranoides, las esquizoidías, las psicopatías, las personalidades con rasgos masoquistas, etc. 

Así pues, no podemos confundir la simplicidad de aquella lista de síntomas que llamamos TOC con la gama tan amplia de personalidades en las que se suele encontrar. De hecho, la terapia o el tratamiento adecuado para el TOC será distinto dependiendo de la estructura de personalidad en la que lo encontremos. En Sens esto es muy importante y por esa razón evaluamos a cada paciente de forma exhaustiva y profunda, para determinar cual estructura de personalidad tiene el paciente y en función de la misma poder orientar el tratamiento.

 

En nuestro Centro de Psicología de Madrid y en nuestro Centro de Psicología en Majadahonda atendemos pacientes que sufren de obsesiones y compulsiones. Nos dedicamos a ayudarles a trabajar para que ésta síntomatología que trae tanto sufrimiento disminuya y la persona pueda volver a sentirse con bienestar.