DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD

El Trastorno por Déficit de Atención con o sin hiperactividad (TDA – TDAH) inicia en la infancia y se caracteriza por dificultades para mantener la atención, controlar los impulsos y por un nivel excesivo de actividad.

Estas características suelen ser comunes en los niños, pero quienes presentan el trastorno muestran mayor intensidad y frecuencia de las mismas, e interfieren con su funcionamiento cotidiano. 

Es usual que la intensificación puntual de una de estas conductas responda a conflictos psicológicos o emocionales, y no a la presencia de un TDAH. Por ello la importancia de que el especialista evalúe exhaustivamente y oriente en relación al manejo más adecuado.

¿Te preocupa que tu hijo está muy inquieto y distraído? 

¿QUÉ HACEMOS?

circulos5

¿CUALES SON LAS SEÑALES DE ALARMA?

    • Inquietud anormal
    • Pobre o nula capacidad para controlar sus impulsos
    • Distracción constante que interfiere con la culminación de sus actividades
    • Desorganización.
    • Habla en exceso.
    • Baja autoestima
    • Pobre rendimiento escolar

EL DÉFICIT DE ATENCIÓN Y LA HIPERACTIVIDAD SON TRATABLES:

Acompañamiento y apoyo en las dificultades que surgen como consecuencia de los síntomas propios de este trastorno: baja autoestima, dificultad para relacionarse con otros chicos, depresión, ansiedad, entre otros.

Trabajamos en equipo junto con la familia, ya que al ser el núcleo afectivo más cercano del adolescente, su participación activa resulta un elemento fundamental  en el proceso hacia su recuperación.

En caso de considerarse necesario se trabaja de la mano con la escuela y se dan las recomendaciones específicas en beneficio del niño.

Trabajamos en equipo junto con la familia, ya que al ser el núcleo afectivo más cercano del adolescente, su participación activa resulta un elemento fundamental  en el proceso hacia su recuperación.

En casos de mayor complejidad  se realizará una evaluación minuciosa para determinar la necesidad de utilizar fármacos. Si fuese el caso, se utilizarán siempre en combinación de psicoterapia, apoyo familiar, escolar y psicopedagógico, y realizando un seguimiento estrecho de la evolución del chico/a.

Ir a: Niños